domingo, 20 de septiembre de 2009

LA LITERATURA GUATEMALTECA TRAS LA INDEPENDENCIA: SIGLO XIX


Durante el siglo XIX comienza a desarrollarse la literatura guatemalteca independiente de la española, aunque siguieron recibiéndose importantes influencias europeas. Entre los escritores de esta época cabe mencionar a María Josefa García Granados y José Batres Montúfar (conocido simplemente como "Pepe Batres"), quienes escribieron conjuntamente el "Sermón para José María Castilla", una obra que resultó escandalosa para la época. El segundo es además autor del poema "Yo pienso en ti", uno de los más conocidos de la literatura guatemalteca.
En la segunda mitad del
siglo XIX triunfa el género novelesco, merced en especial a José Milla y Vidaurre, considerado como el "padre de la novela guatemalteca", que firmó algunas de sus obras con el seudónimo de "Salomé Jil", anagrama de su nombre. Entre sus obras destacan La hija del Adelantado (1866), Los Nazarenos (1867), El visitador (1867) y El libro sin nombre.
El
modernismo hispanoamericano, heredero del simbolismo y del parnasianismo franceses e impulsado por el nicaragüense Rubén Darío, también tuvo sus representantes en Guatemala. En el campo de la poesía, cabe mencionar a Domingo Estrada, Máximo Soto Hall o María Cruz. Enrique Gómez Carrillo, escritor polifacético, representa el modernismo en la prosa.
El Modernismo En esté género cabe destacar al Señor Enrique Gómez Carrillo (1873-1927), que sobresale como autor de 87 libros, es su mayoría crónicas de viaje.
También sobresale Rafael Arévalo Martínez (1884-1975) cuya obra es basada en la vida guatemalteca del siglo XX, mezclando lo fantátisco y lo real. Entre sus obras más famosas está: "El hombre que parecía un caballo".
ALLA LEJOSBuey que vi en mi niñez echando vaho un díabajo el nicaragüense sol de encendidos oros, en la hacienda fecunda, plena de la armonía del trópico; paloma de los bosques sonoros del viento, de las hachas, de pájaros y toros salvajes, yo os saludo, pues sois la vida mía.Pesado buey, tú evocas la dulce madrugadaque llamaba a la ordeña de la vaca lechera,cuando era mi existencia toda blanca y rosada;y tú, paloma arrulladora y montañera,significas en mi primavera pasadatodo lo que hay en la divina Primavera.

COMENTARIO: Como sabemos en el género del modernismo sobresale Rubén Darío, que para escribir sus poemas utilizó la prosa. En el poema Allá Lejos escribe sobre su niñez, que la primavera presente le recuerda la pasada y la naturaleza es su vida. En este poema nos invita a reflexionar por que debemos cuidar la naturaleza porque sin ella no podríamos vivir, ya que ella nos brinda todos los recursos para subsistir.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada