sábado, 15 de agosto de 2009

UNA LIMOSNA DE AMOR

UNA LIMOSNA DE AMOR


Oscar de León Castillo

A la orilla del camino
descansaba un peregrino.

De su larga peregrinación
su rostro era expresión.

La gente al verlo le daba
algo de lo que llevaba,

pero el con gran cortesía
las limosnas devolvía.

Una niña que veía
la extraña acción no creía,

con voz parecida a un trino
le preguntó al peregrino:

¿Por qué devolvéis sin razón
lo que os dan con corazón?

¿Será porque sois ingrato,
o sois orgullo nato?

Ni una ni otra cosa
es mi caso niña hermosa.

Yo ya no quiero riquezas
porque ya tuve grandezas,

Quiero y busco con fervor
una limosna de amor.

Como la niña era buena
el negarse le dio pena

Y en los labios del pidiente
un beso estampó ardiente.

Desde aquel feliz momento
el peregrino es contento,

pero busca con fervor
otra limosna de amor.


COMENTARIO: A mi criterio el autor en este poema, se refiere a que todo lo material no es un aspecto importante, para él lo más importante es contar con el aprecio de las personas.


0 comentarios:

Publicar un comentario